Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar

Espalda

Espalda

La columna vertebral está dividida en 3 partes: la cervical, la dorsal y la lumbar. Cada parte tiene unas características específicas condicionadas por su uso diario y por el desgaste. La patología y el tratamiento de cada una de estas partes de la columna serán diferentes.

Las enfermedades degenerativas, traumáticas y escoliosis son las afecciones más frecuentes que pueden afectar la columna en sus diferentes partes.

Patologías más frecuentemente tratadas:

Artrosis de columna

Se genera a partir de los 35 años y ocurre en todas las personas y es parte del envejecimiento normal de la columna vertebral. Puede generar dolor y pérdida de movilidad de la parte de la columna vertebral afectada.

Estenosis del canal raquídeo

La médula está contenida en el canal raquídeo y contiene los nervios que van hacia las extremidades que nos permiten la movilidad y la sensibilidad. Con los años se produce el desgaste de los discos vertebrales, los huesos y el engrosamiento de los ligamentos. Todo esto provoca la estrechez de este canal (estenosis). Según la zona afectada, causa dolor, debilidad y hormigueos que se puede irradiar hacia brazos o piernas según la parte de la columna afectada.

Este cuadro se denomina Claudicación Neural Intermitente, que se refiere a la necesidad de detener la marcha tras andar una distancia corta, que mejora habitualmente tras descansar durante unos minutos.

Hernia discal o hernia del núcleo pulposo

Se llama hernia a la salida del material de los discos que se sitúan entre las vértebras. Son más frecuentes en la zona lumbar pero pueden producirse en cualquier parte de la columna. Esta lesión causa dolor en la zona de la espalda donde se produce y en ocasiones se irradia hacia las extremidades al comprimir los nervios adyacentes. La aparición de la hernia discal entre las vértebras lumbares provoca la denominada ciática, que cursa con dolor intenso y adormecimiento de la pierna. El tratamiento consiste en analgesia, reposo relativo y fisioterapia. En ocasiones precisa bloqueos nerviosos y solo en alrededor de un 10%, cirugía. Habitualmente esta enfermedad se resuelve tras la regresión y reabsorción de la hernia en el 90-95% de los casos sin necesidad de cirugía.

Escoliosis idiopática

La escoliosis  es la curvatura anormal de la columna vertebral y se define idiopática cuando la causa no tiene un origen claro. Esta patología aparece principalmente en niños y adolescentes, sobre todo en mujeres y normalmente deja de progresar con la edad adulta. La deformidad estética es el motivo de consulta habitual, ya que no causa dolor, pero si la deformidad es importante o ya está muy avanzada, puede generarlo. La escoliosis del adulto o degenerativa forma parte del proceso de envejecimiento de la columna y puede ser dolorosa y progresar en forma variable.

Espondilolistesis

Se trata del desplazamiento de una vértebra sobre otra y puede desarrollarse desde la adolescencia o de forma secundaria a una fractura de la región interarticular que permita el desplazamiento vertebral. Es más frecuente en la zona lumbar.

La espondilolistesis puede ser degenerativa ocurriendo en la edad adulta, siendo el desplazamiento por fenómenos degenerativos del segmento vertebral. La cuarta y quinta vértebra lumbar son las más frecuentemente afectadas. La principal consecuencia del desplazamiento es la estenosis de la médula a su paso por el canal raquídeo y la aparición progresiva de dolor lumbar y en la pierna comportándose de forma parecida a un cuadro de claudicación lumbar intermitente.

Fractura y luxación de columna por traumatismo

Todas las partes de la columna pueden estar afectadas y dependiendo del tipo de lesión puede ocasionar daño neurológico, que puede ser irreversible. Estas lesiones traumáticas con y sin lesión neurológica, pueden precisar manejo quirúrgico, pero en la mayoría de casos el tratamiento conservador con collarín y corsé durante 12-16 semanas según el caso, y precisar la rehabilitación posterior del segmento afectado para recuperar la movilidad y la fuerza.

Formulario de contacto

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en institutamoros@institutamoros.com. Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad